Udaipur, caprichos de maharajá

Llegamos de madrugada a Udaipur, era negro noche y apenas los primeros comerciantes empezaban sus tareas. Aún así, enseguida nos dimos cuenta de que Udaipur es distinta. Sus colinas enmarcan una ciudad preciosa, salpicada de lagos y palacios flotantes, caprichos de maharajá.
Poco a poco sus habitantes empezaron con sus rutinas y pudimos disfrutar con el aroma de los primeros chai, los golpeteos de los artesanos esculpiendo el mármol, las mujeres limpiando la ropa a orillas del lago…

Pasear por Udaipur es perderse por sus estrechas calles, apenas sin tráfico y descubrir en su interior preciosos templos y palacios, uno de ellos, el más grande del Rajasthan. Y es que Udaipur enamora al visitante con sus rincones románticos para contemplar el atardecer, sus fantásticas artesanías y sus simpáticos ciudadanos, los cuales pueden presumir de tener una de las ciudades más bellas de India.

Podéis encontrar más fotos en la Galería
Anuncios